“Mas esto es lo dicho por el profeta Joel:



Y en los postreros días, dice Dios,

derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,

y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;

vuestros jóvenes verán visiones,

y vuestros ancianos soñarán sueños;

y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días

derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.

Y daré prodigios arriba en el cielo,

Y señales abajo en la tierra,

sangre y fuego y vapor de humo;

el sol se convertirá en tinieblas,

y la luna en sangre,

antes que venga el día del Señor,

grande y manifiesto;

y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo".


HECHOS 2:16-21


-- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- --

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Vendió su Alma al Diablo y luego Dios intervino

Una historia que nos dice que Dios está pendiente de todos y cada uno de nosotros, hagamos lo que hagamos: