“Mas esto es lo dicho por el profeta Joel:



Y en los postreros días, dice Dios,

derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,

y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;

vuestros jóvenes verán visiones,

y vuestros ancianos soñarán sueños;

y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días

derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.

Y daré prodigios arriba en el cielo,

Y señales abajo en la tierra,

sangre y fuego y vapor de humo;

el sol se convertirá en tinieblas,

y la luna en sangre,

antes que venga el día del Señor,

grande y manifiesto;

y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo".


HECHOS 2:16-21


-- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- --

sábado, 29 de octubre de 2011

JESUCRISTO, EN CUALQUIER MOMENTO, VIENE A BUSCAR A SU IGLESIA ¡NO TE QUEDES PARA LA GRAN TRIBULACIÓN!


¡DIOS QUIERE QUE TODOS SEAMOS SALVOS!

2 Pedro 3:9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.