“Mas esto es lo dicho por el profeta Joel:



Y en los postreros días, dice Dios,

derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,

y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;

vuestros jóvenes verán visiones,

y vuestros ancianos soñarán sueños;

y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días

derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.

Y daré prodigios arriba en el cielo,

Y señales abajo en la tierra,

sangre y fuego y vapor de humo;

el sol se convertirá en tinieblas,

y la luna en sangre,

antes que venga el día del Señor,

grande y manifiesto;

y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo".


HECHOS 2:16-21


-- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- -- --

lunes, 19 de septiembre de 2011

SEÑALES EN EL CIELO





Ayer 18 de septiembre, como a las 6:00 de la tarde, salí hacia el patio, y al mirar el cielo, me conseguí como con un sol tapado por una nube, justo al norte donde el sol se levanta todos los días, pero esto no era el sol porque el sol se estaba poniendo al sur, justo en ese momento.

Lucas 21:11: y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes SEÑALES del cielo.

Lucas 21:25: Entonces habrá SEÑALES en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas;

Hechos 2:19: Y DARÉ prodigios arriba en el cielo, y SEÑALES abajo en la tierra, sangre y fuego y vapor de humo;

2 Tesalonicenses 2:9: inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y SEÑALES y prodigios mentirosos,

Esta es una señal en los cielos de las cosas que están por venir. Todas ellas se mencionan en el Apocalipsis de Nuestro Señor Jesucristo. Las señales en la tierra ocurren a cada momento; sin embargo, entre ellas también están los miles de testimonios de personas de todas partes del mundo que dan fe de la existencia de un cielo y un infierno; que dan fe de que NADIE que no haya confesado a Jesucristo como su Señor y Salvador entrará al Reino de los Cielos.

Si adoras a otros dioses, te exhorto a que te vuelvas a Jesucristo y salves tu alma.

El único camino para llegar a Dios es Jesucristo:

Juan 14:6: Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; NADIE VIENE AL PADRE, sino por mí.

Y en ningún otro hay salvación:

Hechos 4:12: Y en ningún otro hay salvación; porque NO HAY OTRO NOMBRE bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

No te dejes engañar. Lucha por tu alma ahora que estás vivo. Arrepiéntete,confiesa a Cristo como tu Señor y Salvador y Conviértete. Cuando mueras, ya no habrá más oportunidades y lamentarás por toda la eternidad no haberlo hecho .

Dios desea las alabanzas de nuestra boca; Dios desea que nos arrodillemos y le adoremos y que leamos su Santa Palabra.

Este es el video, ya desvaneciéndose el resplandor, solo que al final aparecen unos relámpagos.